Locales

Fiestas patrias y el despertar de nuestra dominicanidad. Por Quico Tabar.

Fiestas patrias y el despertar de nuestra dominicanidad. Por Quico Tabar.

19 agosto, 2021

A medida que el país fue creciendo numéricamente e incrementó su desarrollo en materia de comunicación, ha recibido influencias, buenas y malas.

Pero la formación en sentido general no creció al mismo ritmo. No me refiero necesariamente a la educación básica que se imparte en las escuelas, sino a la educación integral. En los hogares y en todos los niveles. La que contribuye a dotar a hombres, mujeres y niños de las herramientas del saber necesarias para construir toda una conciencia nacional. Verdadera identidad dominicana.

Los esfuerzos que se han realizado tanto oficial como privados, incluyendo medios de comunicación, deben ser revisados. Porque aunque no se puede negar la preocupación de ciertos sectores en este sentido, debe afinarse mejor. Lograr que penetre de manera general en las mentes y acciones de los dominicanos.

En fechas especiales de conmemoraciones patrias como 27 de Febrero, natalicio de Duarte y la Restauración, se notan esfuerzos, pero hacen falta acciones de manera permanente. Hacia el objetivo de la creación de una gran conciencia cívica. De respeto a la dominicanidad como a los valores fundamentales que tanto en derechos como en deberes ciudadanos constituyen la base primordial sobre la que debe descansar nuestro desarrollo y crecimiento social, económico, político y cultural.

Preocupa el hecho de que haya dominicanos que no conozcan la obra de Duarte, Luperón, y de todos los que junto a ellos lucharon por nuestra independencia y forjaron nuestra nacionalidad. Debería ser motivo de jornadas nacionales de movilización y concientización permanentes. Para que cada dominicano conozca y se compenetre con los que dieron origen a la Independencia como a la Restauración.

Uno de los grandes problemas, lo he reiterado muchas veces, es que el país se ha dividido en partes. Cada una cree que es el país o que le pertenece. Cada una de ellas se ha ido desarrollando según sus posibilidades, pero a expensas de las otras. Cada quien ha creado su propia sociedad, su propio estatus. Por eso expresé una vez que somos varios paisitos dentro de un mismo país.

Uno, pequeño numéricamente, pero grande económicamente. Que se ha insertado en un mundo con todo lo que ofrece la tecnología. Con influencias en casi todos los grupos que conforman la sociedad, incluyendo los organismos de decisión. Algunos conscientes y preocupados por los problemas nacionales, pero otros con cierta tendencia a desarraigarse. Interesarse fundamentalmente por las cosas económicas.

Hay otro grupo un tanto más grande. Gente que aspira a ser como los anteriores. Que aún sin tener los medios suficientes a su alcance, hacen esfuerzos por vivir como ellos. Igualmente desarraigados.

Otro paisito mucho más grande que los anteriores, constituido por profesionales, técnicos, artistas, etc., algunos con pretensiones más allá de sus posibilidades. Pero una buena parte preocupada por las cosas del país.

Pero hay uno más grande que los tres anteriores. Constituido por una capa que solo tiene acceso a las cosas esenciales. Muchos con insuficiente educación básica. Sin embargo, más arraigados a nuestras costumbres y tradiciones. Y precisamente esas contradicciones deberían motivar a la creación de una verdadera identidad dominicana.

Preocupa muchos dominicanos no conocen obra de Duarte y Luperón

Uno de los grandes problemas es que el país se ha dividido en partes

Las contradicciones deberían motivar a la creación de una verdadera identidad

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba